Adicciones, por el camino perdido

Es un intento por encontrar falsas satisfacciones en algo externo de aquello que se carece.  Es un intento fallido por llenar un vacío, que finalmente como es de esperarse, el anhelado resultado no se obtiene, produciendo una mayor desesperanza, frustración, miedo, ansiedad, ira, tristeza entre otros. Finalmente se cae en un agujero profundo perdiéndole sentido a la vida.

 La visión distorsionada de la realidad lleva a las personas a vivir en un engaño; donde la mentira, la falsedad, y la ilusión les arrebatan toda posibilidad de encontrar la felicidad, el bienestar, la salud física, mental o emocional. 

 Podemos caer en la adicción al cigarrillo, alcohol, drogas, sexo, juego, trabajo, a la adrenalina, etc.  impulsos

 El problema comienza cuando la persona establece una relación equivocada consigo mismo, por diferentes causas, entonces pierde su camino en la vida. La ira, el odio, el rencor contra el mundo terminan por ocupar el lugar que le corresponde al amor.  Todo aquello que aparentemente es una amenaza, lo aísla y termina por desconectarlo de su entorno familiar, social, afectivo. 

 El resultado es una incapacidad de quererse a sí mismo, de perdonar, de aceptar las dificultades para poderlas transformar afrontándolas sin temor.  El miedo paraliza, sumiendo a la persona en una nube oscura que en ocasiones arrastra a la familia hacia una experiencia de terror, destrucción y desolación.  

 Cada persona vive la experiencia de manera diferente; algunas justificando, otras sintiéndose culpables o víctimas, pero generalmente terminan atrapados en la ansiedad o la desesperación.  Intentan calmar la neurosis con la sustancia o una actividad que supuestamente les devuelve la tranquilidad generando un círculo vicioso.  Hay quienes interiorizan y desarrollan pánico o temor a ser agredidos, a la oscuridad, a la gente o simplemente a vivir.  Se requiere de mucho valor para reconocer el problema, voluntad para romper con la adicción y enfrentarse a lo desconocido, lo que en última instancia es amarse a sí mismo sin condiciones.

 Los adictos atraen parejas co adictas.  El co adicto es co dependiente; es decir una persona que piensa o cree que necesita de la otra o de algo para estar bien o sentirse segura o completa.  Eso es falso y desde ese error o idea equivocada establece relaciones o vínculos con personas, actividades, comportamientos que terminan por hacer más grande esa sensación de vacío, malestar, falta de plenitud, etc.  Esto se vuelve un círculo vicioso hasta que determines; pienses, sientas y actúes correctamente.  Es decir nunca hacer algo que sabes de antemano que no está bien, que va en contra de tus principios, de lo que sabes que es lo mejor para ti y por supuesto tu hija o seres queridos.  Pero es dentro de un orden, primero tú!

 Debes perdonar tu pasado y perdonarte, sin juzgar, sin culparte, sin lamentarte ya que lo único que puedes cambiar ahora es tu presente y lo que hagas hacia adelante.  Ya eres una mujer, una adulta, con cualidades y defectos como todos, pero que deseas ser mejor y por consiguiente lo único que te va a llevar a lograr ese objetivo hacia delante es que emprendas cambios de verdad.  Desde ya, hoy, empezando contigo y en todos los aspectos.  Tiene que ser un acto sincero, honesto, íntimo (con uno y con Dios).  No de palabra.  De buena intención esta lleno el infierno, dicen por ahí.  Solamente con Voluntad podemos avanzar.  Apartar lo negativo y elegir lo positivo; dentro y alrededor de uno.  Valorándote, amándote de verdad.  Una adecuada auto estima. Pureza de cuerpo, mente y corazón. Coherencia en cada instante!

 

Vicente Ramírez González

Dejar un comentario